Piel atópica en niños

Los problemas de la piel son unos de los que más afectan a la población a nivel mundial. Esto hace que a pesar de no tener siempre una información totalmente fidedigna, sean muchas las personas las que deciden iniciar un tratamiento por su propia cuenta.

Sin embargo, esto es especialmente peligroso cuando los pacientes son los más pequeños de la casa; tal es el caso de la piel atópica en niños. Una dolencia que está muy presente pero sobre la que se desconocen algunos detalles que merece la pena aclarar para poder actuar contra ella de una manera eficaz y eficiente.

¿Qué es la piel atópica en niños?

Básicamente se podría decir que se trata de una dolencia, la cual, hace que la piel de estos niños y de estas niñas, esté anormalmente seca. Esta falta de hidratación hace que, de manera progresiva, la piel comience a presentar unos daños que, si bien es cierto no son graves, si son lo suficientemente molestos como para que pueda llegar a ser todo un trastorno en la vida diaria de estos pacientes tan peculiares.

¿Cómo se detecta la piel atópica en los niños?

A decir verdad la piel atópica en niños es fácilmente reconocible ya que los síntomas, al menos en la inmensa mayoría de las ocasiones, son muy claros y evidentes.

  • La sequedad de la piel es el primer síntoma y uno de los más característicos. Una sequedad que es permanente y que al mismo tiempo es evidente con solo observar la piel.
  • La falta de elasticidad es otro signo bastante evidente. Esta pérdida de la elasticidad natural de la piel, la cual por cierto debería ser mucha a estas edades tan tempranas, hace que la piel comience a cuartearse.
  • Como consecuencia de estos dos primeros síntomas puede hacer lo que se denomina como piel escamada. Esto es especialmente significativo ya que se puede apreciar a simple vista un cabio en la piel del niño o de la niña. Un escamamiento que no es otra cosa que una gran cantidad de células muertas que al no retirarlas no dejan de hacer acto de presencia.

piel atopica niños

¿Cómo tratar la piel atópica en niños?

El tratamiento en este caso es complicado ya que se trata de una dolencia que tiene una fuerte predisposición genética. Sin embargo siguiendo unas pautas determinadas sí se pueden prevenir muchos de los brotes que se producen.

  • Los baños largos son un enemigo de este tipo de dolencia por lo que habría que evitarlos en la medida de lo posible.
  • Siempre que sea posible, hay que poner los medios necesarios para que la temperatura del entorno del niño o de la niña sea lo más suave y constante posible.
  • Cuando aumentan las temperaturas, como puede ser el caso del verano, hay que evitar la sudoración ya que esta hace que la piel pierda gran parte de su hidratación natural.
  • Las prendas de vestir deberían ser siempre de algodón evitando la lana o el nylon.
  • La aplicación de cremas hidratantes y emolientes es una buena solución ya que se previenen muchos brotes así como algunos signos como los picores o leves dolores.